¿ Cuantos espectros caben en un club

¿ Cuántos espectros caben en un club?

 

 

El sobre nombre de club fantasma no corresponde al universo de Edgar Allan Poe, ni al excelente, fino humor del Fantasma Canterville de Oscar Wilde o al mundo fantasmagórico del terror de Peter Straub, o de Stephen King,  sino al caos del sub realismo mexicano.

 

Dentro del ajedrez nacional el calificativo sirve para denominar aquellos ficticios círculos donde un presidente del aparente club se presta al juego político, apoyando de forma incondicional al presidente de una asociación de ajedrecistas falaz.

 

Los beneficios por este apuntalamiento es un ejemplo de parasitismo. El propósito de estos clubes fantasmas son la subsistencia de un presidente de asociación por varios periodos. Esta práctica es lo más nocivo para el avance y progreso del juego ciencia dentro de nuestro país. Cancela el genuino trabajo, anula la democracia, sustituye los anhelos y voluntad de los ajedrecistas por caciquismo, revoca las sanas intenciones del deporte federado, deroga la finalidad misma del ajedrez que es: la del juego limpio y la promoción de los valores, desfavorece la inclusión de más niños y jóvenes dentro del aprendizaje del ajedrez, finalmente desautoriza a una federación que lo auspicie.

 

A los clubes fantasmas los caracteriza lo inmaterial de sus instalaciones, su propia invisibilidad, lo incorpóreo y lo intangible de su trabajo, y a cambio intentan espantar haciendo mucho ruido. Un candidato a presidente de asociación apuntalado por una serie de estos clubes “espíritus o espectros convenencieros” incluye desde su arribo al poder, la inalterable convicción de que; desde hoy en adelante se ocuparán de sacar beneficios personales.

 

Durante su mandato este prototipo presidente de asociación olvidará las metas de CONADE y CODEME, y del deporte federado, desdeñará a los ajedrecistas, relegará los torneos estatales, las asambleas, los congresos, las reuniones con los clubes y las juntas con el propio consejo directivo. Ya infectados de absolutismo incluso rechazarán la inscripción de los varios clubes genuinos a la asociación de ajedrez estatal, que creen ya es suya, desde luego pretenden no dar cuenta a nadie de sus actos. Aislarán a los verdaderos deportistas y vetarán torneos promovidos y patrocinados por gente que intenta apoyar al ajedrez, decepcionada de una asociación únicamente de membrete, mórbida hasta los huesos. Los intereses de los ajedrecistas niños y jóvenes deja de ser lo importante, los mueve los beneficios personales.

 

Dentro de este narcisismo progresivo y delirante, algunos cabecillas de asociación fungirán como: presidente, jugador, orador, maestro de ceremonia, juez, y con fullerías, si, es posible vencedor del certamen, o algún pariente. Se persuadirán de que son los paladines del progreso del juego ciencia dentro de su estado.

 

 Con la finalidad de propiciar relaciones sociales, benéficas a su persona otorgarán premios deportivos a quienes no lo merezcan, se los darán al amigo del influyente, ó a los amigos de los amigos ó a sus parientes y si han perdido toda vergüenza se auto otorgarán también reconocimientos anuales que constaten entre discursos demagógicos; Su vocación de servicio, su fortaleza, su valía, etc. entre el aplauso burocrático acordado de los presidentes de los clubes fantasmas.

 

En este histrionismo y entre acto y acto de la ficción intentarán sujetar a quienes razonan, a quienes luchan por cambiar las cosas, a quienes los cuestionan; con “escarmientos” que en lo general se traducen; en la negación de los derechos deportivos de nuestros hijos ajedrecistas. Como tantas veces nuestra asociación la ANPA ha evidenciado y frustrado.

 

Montados sobre el privilegio que les otorga el puesto, engañan por un tiempo a las  autoridades deportivas, acumulando canonjías y enchufes, para con el tiempo caer de la gracia de los directores de los institutos del deporte al percatarse estos de la  genuina personalidad, descrédito y de la indignidad de estos presidentes.

 

Si, nuestro ajedrez durante muchos años se estancó, se debió a estos presidentes de clubes fantasmas que nutrieron a estas asociaciones fantasmas que a su vez apuntalaron a una federación fantasma, donde todos sólo procuraron la satisfacción de sus voluntades, cumpliendo un largo y sobrio lapso de holgazanería y desánimo.

 

Pensamos que se ha cumplido la hora y que además existe la voluntad de terminar con estos clubes; el tiempo lo dirá.

 

 

 

 

La savia de la rana.

Llamada ovalada: A los niños y jóvenes  ajedrecistas les recomiendo no afligirse y mejor leer  las aventuras del fantasma de Canterville. 

 

 

 

 

 

 

 

...y al día siguiente tuvo que permanecer en la cama con un fuerte reuma. El único consuelo que tuvo fue el de no haber llevado su cabeza sobre los hombros, pues sin esto las consecuencias hubieran podido ser más graves. El fantasma de Canterville - Oscar Wilde - Ciudad Seva