La envidia de la “Güera”

La envidia de la “Güera”.

 

 

Rangel Tapia ha logrado unir a los ajedrecistas, a todos los ajedrecistas de S.L.P  y  también a los nacionales en su contra. Un factor decisivo ha sido su particular forma de conducir una asociación. -Recuérdese la votación del sindicato de taxistas en una de sus reelecciones- Ya, sin su presencia dentro del consejo directivo, gracias a la voluntad de los clubes, estos se  trazaron la meta de tratar del que el ajedrez estatal remonte varios años de holganza y de obstáculos, Intentan que el ajedrez se desarrolle. Como una madre de ajedrecista de San Luis expresa; “El grupo de aquí es muy cerrado, en el sentido que además de que casi no ha habido influencia externa en el ajedrez, así como ajedrecistas que vengan y den cursos platicas, ni siquiera que vengan a jugar un torneo, por la desconfianza al cumplimiento de los premios. El grupo actúa como un bloque para tratar de alejar cualquier influencia exterior y esto es una de las causas principales; de este no crecimiento y este atraso porque en esa medida la información no fluye” “Son tutores de un ciclo de desmoralización”

 

 Y estos padres tienen razón sus hijos prefieren dejar el ajedrez que seguir navegando en estas turbias aguas...  ...sucias aguas. Quizás con la acciones que hoy emprenden estos clubes se remonte este orden de cosas, y por fin se progrese.

 

Los clubes se decidieron a designar y nombraron presidente a Eduardo Hernández de forma transitoria. No existe en S.L.P Una Comisión organizadora. Cuando se publique la convocatoria, se hará una planilla que participara en las elecciones.

 

Ante el hartazgo de la familia ajedrecística de San Luis por las innumerables irregularidades los clubes le dijeron adiós por varios motivos: No entregar estados financieros- falta grave- Irregularidades tales como. ser presidente y tesorero del consejo -falta grave- por haber considerado el Instituto del Deporte a Tapia; como persona de nulo trabajo y haberlo desconocido, y por más etcéteras.

 

La “Güera” Alcaide apreciaría la demagogia de los siguientes párrafos: “Valoré con demasiado optimismo su formación política, en el sindicalismo mexicano de la CTM en la planta Ford de Hermosillo, Sonora. Estaba convencido de que el movimiento obrero le había proporcionado un alto perfil de compresión sobre la lucha de clases, y de la visión filosófica del desarrollo histórico de la sociedad...”

 

Quizás lo que nunca supuso y valorizó Tapia es la rectitud de Raúl y que una confederación, no apadrina, no es un sindicato, donde se logran a base de demagogia y componendas; canonjías, ni debido al chanchullo puestos de: presidente vitalicio.